Conexión sociedad, universidad y medio ambiente: El futuro es el presente

Borja Sobrino, Máster en Ingeniería de Montes

Por Borja Sobrino Tena, Máster Ingeniero de Montes y Premio Agustín Pascual – TRAGSA 2020 del VI Concurso Nacional de Proyectos Fin de Máster en Ingeniería de Montes

Tal vez no nos demos cuenta, pero los últimos años nos han abrumado de información. La crisis del COVID19 lo ha eclipsado todo de un tiempo a esta parte, de ello no cabe duda modificando por completo nuestra vida, nuestras relaciones sociales, las expectativas de futuro de la sociedad. Lo antiguo se ha hecho moderno, y el futuro ya está aquí.

No obstante, sigue habiendo información, de todo, noticias insignificantes y otras que dan la vuelta al mundo. En particular, en nuestro ámbito de interés señalemos la medioambiental: los incendios en Australia, Estados Unidos y la cuenca mediterránea, la deforestación del Amazonas, el deshielo del Ártico, la extinción masiva de especies… No se trata del futuro, se trata del presente. Incluso la pandemia que estamos viviendo puede estar relacionada, dada la alta degradación de los ecosistemas y la sobreexplotación de sus recursos.

En este marco, no podemos esperar más. Hay que actuar. Los retos del futuro ya no son del futuro, sino del presente, y todos debemos actuar en la medida de nuestras posibilidades.

Sin embargo, la principal capacidad de acción nace desde las Administraciones públicas. Representantes de la voluntad popular, son las primeras que deben estar implicadas en la lucha contra el cambio climático, la deforestación, la reducción de la generación de residuos, etc. Estas tienen la potestad de imponer a su ciudadanía, empresas y resto de agentes el marco normativo para contribuir a un desarrollo más sostenible y eficiente.

Por otra parte, las administraciones públicas también deben ser las primeras en impulsar planes para sus organizaciones, para hacerlas más verdes y sostenibles: planes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, ahorro energético, optimización de recursos energéticos, materiales de aislamiento, edificios autosuficientes, passivhaus

En este punto, la Universidad tiene un doble papel. Por un lado, como administración pública, tiene el deber de ser ejemplar y cumplir con cometidos como los mencionados anteriormente. Por otra parte, las Universidades son centros de investigación, y tienen el deber de desarrollar proyectos comprometidos con la sociedad en la que se integran, que les sean de utilidad y permita su desarrollo sostenible. Además, como centro formador de los futuros profesionales, también tiene la misión de convertir estas materias en ámbitos transversales, ya que desde múltiples ámbitos de la ciencia y la ingeniería se da respuesta a los mismos.

Este mismo papel es exigido también por la sociedad, que espera unas instituciones públicas eficientes, sostenibles y comprometidas con los retos a que se enfrenta la sociedad.

Una gran parte de estos retos pasan por un punto: La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, de emisiones de CO, que son las principales responsables del desproporcionado aumento de temperaturas que está poniendo en jaque a todo el planeta, y que influye en muchos de los retos que afrontamos en nuestro día a día como ingenieros de montes: incendios forestales, destrucción de hábitats, cambios en los ciclos ecológicos de las especies, pérdida de masas de agua dulce, fenómenos catastróficos…

Los retos del futuro presente no corresponden a toda la sociedad mundial, una sociedad que debe ser crítica y exigir mayores avances en sostenibilidad. Unas administraciones que deben estar comprometidas con el bienestar de la sociedad, un reparto justo de la riqueza y la lucha contra la pobreza y, enlazando con nuestra profesión, un medio ambiente bien conservado, resiliente y que proporcione todos aquellos bienes, servicios y recursos que demanda la sociedad y que son clave para la estabilidad del planeta. Y, en todo esto, nosotros, los/as ingenieros/as de montes, tenemos mucho que decir

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.