Texto completo del documento “SUMAR COMPLICIDADES» Orea 2022

En el seno de la celebración del Día Internacional de los Bosques, impulsado por la plataforma Juntos por los Bosques, en la que durante tres días se organizaron actividades de diversa índole vinculadas a los productos sostenibles y saberes ancestrales, la Vocalía Forestal de la Asociación de Municipios de Montaña esMontañas, convoca la mesa “Sumar Complicidades”, el 2 de Abril de 2022, reuniendo a 53 entidades de diferentes ámbitos y conducida por Odile Rodríguez de la Fuente, para buscar el apoyo hacia los pequeños pueblos forestales propietarios de bosques incluidos en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública en particular y a los propietarios forestales en general.

Reconociendo

  1. Que el Catálogo de Montes de Utilidad Pública (CMUP), con más de un siglo de existencia, constituye la primera figura de protección de bosques de España, diseñado para conservar los bosques de cabecera de las Cuencas Hidrográficas, cuyo éxito se evidencia en ser hoy la columna vertebral de la Red Natura 2000.
  2. El papel custodio esencial de los pequeños pueblos forestales, que tienen la propiedad de los mismos, pero que en aras de un bien común, tienen la gestión intervenida por las comunidades autónomas correspondientes, tras el traspaso de competencias a principios de los 80, con una carga burocrática tal, que es prácticamente imposible, en la actualidad, llevar a cabo los planes de ordenación, poniendo en riesgo los bosques y mermando la capacidad económica y recursos de los pueblos propietarios, lo que impide fijar población y pone en grave riesgo los bosques al perder su papel custodio, a la vez que aumenta considerablemente el acúmulo de biomasa, con el correspondiente riesgo para la conservación de los mismos.
  3. Que la gestión forestal sostenible de los MUP desde hace más de un siglo, ha conservado los bosques que generan servicios ecosistémicos necesarios en la actualidad y ha contribuido a la generación de empleo fijando población en el pasado, además de constatar, tras 125 años, su eficacia en la conservación y que, por tanto, en el contexto de la gestión adaptativa, debe servir de punto de partida a los nuevos modelos de conservación y ordenación sostenible de los bosques.
  4. Que estos bosques incluidos en el catálogo de MUP situados en las cabeceras de las cuencas hidrográficas han sido cruciales para la regulación del ciclo hidrológico y la preservación del estado y fertilidad de las tierras agrícolas.
  5. Que los miles de pueblos propietarios de estos montes, especialmente de montaña, junto con los profesionales forestales, han sido protagonistas indispensables de la perpetuación y conservación de los MUP y de que son ellos los principales depositarios, por tradición y herencia, del acervo cultural vinculado a su significado, conservación, uso y aprovechamiento.
  6. El potencial de los montes, públicos y privados, en su contribución a la Bioeconomía por ser fuente de recursos naturales renovables y reciclables, en especial la madera (tanto por los usos clásicos -tablero, astilla, papel- como a los potenciales -construcción, textil-) pero también otros recursos como la resina, el corcho, la caza, la pesca, los hongos, las setas, las plantas aromáticas y demás productos no maderables.
  7. La capacidad multiservicio de los bosques como reguladores del ciclo de agua; amortiguadores de los excesos climáticos, máximos reservorios de biodiversidad y lugar cada vez más reclamado para el esparcimiento, ocio y salud.
  8. Que la contribución de los bosques a la lucha contra el cambio climático no solo pasa por crear nuevos bosques sino, también necesariamente, por gestionar los actuales en su papel como sumideros de carbono, como sustitutivos de otros materiales más contaminantes y con mayor huella de carbono, como almacén en productos de larga vida y como impulsores de la soberanía alimentaria.
  9. Que para el necesario impulso de la Bioeconomía Circular (economía Verde), se debe conceder a los bosques el protagonismo que merecen, como productores, de bienes materiales e inmateriales, con la complicidad de sus propietarios.
  10. El papel fundamental de la ganadería extensiva en los ámbitos social y ambiental, en particular por su contribución a la prevención de los incendios en los territorios forestales y fuente de alimentación en sentido nutricional y climático, esencial para una soberanía alimentaria.
  11. Que los bosques proporcionan múltiples servicios a toda la sociedad, sin contraprestación alguna para la propiedad de los mismos.

Mesa de trabajo

Alertando

  1. De que, pese a su larga historia y a su primordial papel, el Catálogo de Montes de Utilidad Pública es aún prácticamente desconocido, por su historia y significado e impacto social, entre la población ( y la clase política ) española.
  2. De que las singularidades del ámbito mediterráneo exigen un enfoque particularizado de la gestión forestal sostenible.
  3. De que la población urbana pero, cada vez más también la rural, tiene una visión distorsionada de la gestión forestal sostenible, de los profundos vínculos de bosques y población rural y de sus múltiples beneficios, debido a una dramática pérdida de las raíces rurales de nuestra sociedad.
  4. De que las Administraciones forestales autonómicas no consiguen recursos materiales y humanos suficientes para abordar de forma plena la gestión forestal de los montes españoles y, en particular, la de los bosques incluidos en el Catálogo de MUP, de los que tienen atribuida la responsabilidad de su gestión.
  5. De que más del 70 % de la superficie protegida terrestre en España es forestal y que, por tanto, se ve sometida a limitaciones y regulación de usos, que en ocasiones, conllevan pérdidas significativas en biodiversidad, colapso de biomasa y perjuicio en las rentas de la propiedad, coartando la posibilidad de generar oportunidades en aquellos lugares más castigados por el despoblamiento y el desequilibrio territorial.
  6. De que los fondos europeos son, casi en exclusiva, la única fuente de financiación de nuestros montes al cual resulta tangencial (3% PAC en España) y manifiestamente insuficiente para asegurar la cohesión territorial y abordar el reto demográfico interior.
  7. De que la ganadería extensiva, tan necesaria en nuestros bosques, está sufriendo el peligroso abandono, debido a las dificultades para conseguir pastos admisibles bajo arbolado, por la imposición de un coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP), para la PAC, no adaptado a la realidad de nuestros bosques.
  8. De que el mapa de despoblamiento se solapa en un alto porcentaje con el mapa forestal, debido a la pérdida de oportunidades en estos pequeños pueblos forestales de montaña y a la falta de reconocimiento y compensación económica por los servicios que han prestado y prestan.

Odile Rodríguez de la Fuente

Hacemos un llamamiento a todas las administraciones públicas instando a que

  1. Se reconozca el papel fundamental del Catálogo de Montes de Utilidad Pública, en la situación actual de los bosques mejor conservados de España, de las comunidades locales que los han custodiado y se compense económicamente a la propiedad de los bosques por los servicios ecosistémicos que prestan al conjunto de la sociedad: – Tanto en la fijación de carbono (reconociéndolos en el Mercado de Carbono), como en la regulación de caudales y filtrado hídricos, beneficios ambientales y sociales…etc
  2. Desde la Unión Europea y el Gobierno de España se lidere e impulse, en el marco de la revisión de la Estrategia y el Plan Forestal español:
    • Se impulse una gestión forestal sostenible para TODO tipo de bosques que contribuya a su conservación y al bienestar social y que recoja las nuevas inquietudes de la sociedad española hacia los montes desde el rigor y el conocimiento, libre de sesgos, debidamente adaptados a las peculiaridades del contexto MEDITERRÁNEO, a nuestra historia y a nuestras necesidades donde se pongan en valor de forma equilibrada las componentes ambiental, social y económica
    • Se establezcan nuevas reglas para el Mercado Forestal Nacional que contemplen las singularidades del sector en lo relativo a:
      1.  Una fiscalidad y una contabilidad para sus producciones adaptadas;
      2. Un nuevo tipo de sociedades;
      3. Un nuevo marco de apoyo al sector y, en particular a la propiedad;
      4. Un sistema justo y trasparente de pago por los servicios ambientales que los bosques generan en aplicación de lo previsto en la PNL aprobada por el Congreso de los Diputados el 30.3.2017 y en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de desarrollo del pago por servicios ambientales previsto en la Ley 43/2003 de Montes en su Disposición final 7ª.

          3.- El gobierno de España:

    1.  Impulse la mejora y actualización permanente de la información forestal en el marco del Inventario Español del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en particular la relativa a los montes del Catálogo de MUP otorgando a los bosques y sus habitantes el protagonismo que les corresponde.
    2. A través de la Oficina Española de Cambio Climático, realice un esfuerzo para que, en el contexto del cambio climático y el mercado del carbono, se contabilice de forma adecuada el papel de los bosques y su gestión sostenible en la mitigación del cambio climático, en particular de los ya existentes, a la vez que se considere claramente la relación directa que existe entre el abandono rural y la falta de gestión forestal, con los grandes incendios imparables (de 6ª generación).
    3. Se modifique y adapte a la realidad de España el coeficiente de admisibilidad de pastos, defendiendo ante las instancias de la Unión Europea, que se requiere un enfoque particularizado para los montes del ámbito mediterráneo, por cuanto desde tiempos históricos el ganado ha pastado en nuestros bosques y su ausencia se significa peligrosa para su conservación.
    4.  Promueva una educación forestal rigurosa, libre de sesgos y distorsiones, en lo relativo a los bosques y a los múltiples servicios que la gestión forestal proporciona, apoyando aquellas actividades que pueden favorecer su conservación, como puede ser la construcción con madera nacional certificada, impulsando también las redes de calor y el cambio de calderas de combustible fósil a biomasa…etc
    5. Aplique y desarrolle el articulo 132 de la Constitución Española, protegiendo las diferentes y biodiversas culturas selvicultoras españolas reflejadas en las vetustas ordenanzas de aprovechamiento de los recursos forestales y modernice la legislación que las regula, mediante un Estatuto de la Propiedad Forestal Comunal que recoja los derechos y deberes de los vecinos en la conservación de sus montes, así como la participación publica en apoyo de colectivos o personas que deseen integrarse en esta colectividad comunal incluso como nuevos pobladores.
    6. Lleve a cabo una adaptación fiscal de los montes comunales dentro del catálogo UP, de conformidad con el articulo 75 y 78 Reglamento de bienes de las Corporaciones Locales que establece que los bienes comunales no están sujetos a tributo alguno. Y se dicte un Decreto que regule estos aprovechamientos, incluyendo la exención del impuesto del IVA de la venta de los aprovechamientos comunales, de tal forma que dicho importe se incluya en la bolsa del Fondo de Mejoras del monte correspondiente, revirtiendo así en la mejora del mismo.

         4.– Las administraciones forestales, estatal y autonómicas, velen para que:

    1. En el contexto del mercado del carbono, las plantaciones y creación de nuevas masas forestales, se realicen por profesionales especializados en la materia aumentando las posibilidades de éxito a futuro de la intervención.
    2. Se busquen nuevas fórmulas que agilicen la tramitación administrativa de los contratos forestales y faciliten la gestión sostenible que a su vez genere oportunidades en aquellas zonas más vulnerables y donde existe un mayor desequilibrio territorial.
    3. Doten a sus departamentos forestales de los suficientes recursos humanos y financieros que permitan la descentralización de los mismos en las Comarcas Forestales y la creación de órganos de cooperación interadministrativos con los ayuntamientos y comunidades propietarias de los montes, que atiendan a las necesidades de los bosques y a sus habitantes (población rural).
    4. Se destine un porcentaje de los Fondos de Desarrollo rural digno y acorde con la superficie e importancia de los montes españoles.
    5. Se proteja la propiedad comunal vecinal de los bosques, que ha garantizado la persistencia de los bosques mejor conservados de España, prestando un servicio esencial que se ha ido adaptando y evolucionando con la sociedad y los tiempos.
    6. Se Impulsen las más de 2,000 comunidades que integran el Catálogo de Montes de Utilidad Pública, para que sean protagonistas de la conservación de sus bosques, con una moderna y ágil política forestal que responda a los retos de futuro y al cumplimiento de los ODS 20-30, para los que los bosques y sus poblaciones locales son esenciales, conservando biodiversidad, impulsando Economía Verde, consiguiendo un reequilibrio territorial ( hay que recordar que el mapa forestal se solapa en su casi totalidad con el de despoblamiento), aumentando las toneladas de Carbono Fijadas, mejorando las salud de las personas, reforzando la soberanía alimentaria, minimizando el impacto del cambio climático, pues los bosques absorben picos de temperatura, regulan caudales hídricos y filtran y mejoran el agua que bebemos…etc, (servicios que en estos momentos, de forma injusta no se compensan de modo alguno).

        5.- Reconocer el catálogo de MUP, como entidad con suficiente solvencia para participar como interlocutor con las Administraciones Públicas en aquellos aspectos que les afecten de forma directa o indirecta.

En Orea (Guadalajara), a 2 de abril de 2022

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.