Una nueva etapa para el COIM en el País Vasco / Euskadi

Alejandro Cantero

Por Alejandro Cantero, Decano del COIM en el País Vasco / Euskadi

Kaixo denoi / Hola a todos.

Repetimos unos añitos más en la Junta Directiva de la Delegación vasca del Colegio. Mis compañeros María Marcilla y Eduardo Aguirre me vuelven a acompañar en esta singladura y debuta Eneko Larrakoetxea en sustitución del recién jubilado Fernando Otazua.

Vivimos una época de gran incertidumbre. Los cambios en el paisaje forestal vasco están siendo drásticos y los retos a los que nos enfrentamos como ingenieros de Montes son numerosos y cambiantes: las enfermedades causadas por hongos, las limitaciones legales en el uso de productos fitosanitarios, la expansión de nuevas especies entre los propietarios forestales en sustitución del pino radiata, el aumento de la superficie ocupada por el eucalipto nitens, los desafíos de la bioeconomía, de la química verde y de la biomasa forestal, la conservación de espacios y especies, … En todos estos retos hay ingenieros de Montes trabajando, peleando e innovando.

Hay que divulgar más y mejor nuestros logros, hay que renovar constantemente conocimientos y hay que estar a la última en varias disciplinas. A la vez, se jubilan técnicos y guardas forestales y se corre el riesgo de perder un enorme caudal de experiencias y conocimientos prácticos.

En la parte positiva, el País Vasco cuenta con una buena cadena de valor forestal y con un sector bien organizado. El equilibrio entre crecimiento y aprovechamiento de las masas forestales asegura el suministro sostenible de producto local para empresas locales.

El recurso forestal vasco está bien estructurado y es variado a grandes líneas. El mapa forestal cuantifica un equilibrio territorial entre montes públicos y montes privados, entre coníferas y frondosas y entre plantaciones forestales y bosques naturales. Las nuevas tecnologías permiten contar con un inventario forestal continuo y un seguimiento por teledetección de las existencias, del crecimiento y de la sanidad de nuestras forestales.

Los ingenieros de Montes del País Vasco somos un colectivo pequeño y variado, pero seguiremos defendiendo nuestra profesión, nuestras competencias y nuestra labor en el sector público y en el privado.

Como decimos por aquí: Eman egurra!

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.